lunes, 6 de enero de 2014



  Melchor,Gaspar y Baltasar, emocionados por lo que estaban viviendo, se sentían llenos de gratitud. Se arrodillaron y les ofrecieron sus regalos. Gozaban de una maravillosa sensación de paz y felicidad.